Presidente de AEDIPE y AEDIPE Comunidad Valenciana. Presidente de AECOP-EMCC España (coaching ejecutivo). Director del Master de Gestión del talento (www.mastergesta.es). Director de las jornadas TMT, Talento & Management Tendencias. Catedrático de Organización de Empresas en el Dpto. Dirección de Empresas (Facultad Economía, Universidad de Valencia), Coach Senior Certificado CS44. Conferenciante y Escritor. Y padre de dos hijas preciosas.

martes, 11 de noviembre de 2008

LA MIRADA DEL TALENTO

Aunque podemos situar crisis muy diversas en el contexto actual valenciano y español, me voy a referir a un tipo de crisis que sin lugar a dudas llevamos arrastrando desde hace casi un siglo, me refiero a la crisis del talento. Aparte, con la crisis económica actual, el efecto interacción crisis talento-financiera, hace más complicada aún la situación. Pero situemos bien esta crisis del talento y contemplémosla desde su parte positiva, es decir, desde la mirada del talento. La mirada del talento no es más que una mentalidad empresarial basada en la búsqueda de excelencia en todo comportamiento laboral. Y esta mirada del talento sólo se da de modo organizativo cuando la organización la provoca, es decir, cuando nos encontramos con una gestión del talento organizativa y no individual. La clave por lo tanto está en la organización capaz de desarrollar a sus empleados y no de fichar a los mejores empleados. Sólo piense que cuando un empleado con talento se va, si ha sido usted quien lo ha desarrollado, quien le ha sacado todo el potencial, quien le ha motivado y comprometido, seguramente lo podrá hacer con otros. Sin embargo, si nos basamos en la contratación de talentos, recuerde que se pueden ir, y el riesgo es muy alto para su organización. Es importante que el valor añadido de la generación del talento esté en la organización y no en el individuo. Esto permitirá captar individuos con alta potencialidad y con ello generar estrategias de talento.
La solución a toda esta situación está en la mirada del talento. Analice estos datos y reflexiones:
1) Sólo un 10% de las personas estarán en el TOP 10%. Debemos decidir si perseguimos todos el mismo talento, esta es la verdadera guerra del talento. O podemos hacer algo más útil y difícil de copiar, construir una organización que ayude a hacer posible que personas normales rindan como si estuvieran en el TOP 10%.
2) La gente con talento quiere trabajar en lugares donde pueden usar realmente sus talentos, donde son tratados con dignidad, confianza y respeto, y donde se comprometen por los valores y cultura de la organización.
3) Las organizaciones de éxito están basadas en un grupo de valores que estimulan energéticamente a sus personas y consiguen obtener el posible potencial capital intelectual. Los valores primero, el negocio después. Esto rompe la mentalidad de muchas empresas.
4) La mirada del talento es una competencia organizativa que se debe irradiar desde el ápice estratégico, desde la alta dirección, hacia el resto de los empleados de la organización. La dirección debe servir de modelo en la organización. ¿Pasa esto en su empresa?